Una tendencia de la que ya hemos hablado en nuestro blog, y que gusta mucho, son los paneles de madera para paredes. Ya sea para nuestra casa principal o casa vacacional, este tipo de trabajo requiere técnicas y estilos de interiorismo de empresas de carpintería. Es una solución muy acertada cuando nos enfrentamos a una superficie irregular o en mal estado por humedades, decoración o restos de papel pintado. Otra de las opciones es dividir espacios creando tabiques con tableros macizos o en contrachapado. 

Los revestimientos de pared pueden ser de diversos materiales, entre ellos el aglomerado y el MDF, un material compuesto de fibras de densidad media. Aquí nos centraremos en los estilos y el material natural con el que trabajamos en Proinfus para casas y locales en Barcelona y Cataluña.  Citaremos los motivos por los que es mejor optar por materiales orgánicos y los estilos para revestir paredes.

Técnicas y tipos de madera para forrar paredes

Entonces, ¿ya no se lleva el papel pintado? Como todo lo que es decoración está sometido a modas, después del boom que experimentaron los papeles pintados en los años 70, el papel ha quedado como una opción complementaria para cubrir parcialmente una sala o una pared. Pero no como opción principal, pues una pared recargada no combina bien con el estilo minimalista, funcional y diáfano predominante en decoración e interiorismo. 

Las ventajas de elegir la madera en paredes interiores, es que es un material natural, cálido, de colores agradables a la vista y que contribuye a crear un entorno acogedor. Es un material aislante, tanto para conservar la temperatura ambiente como para amortiguar ruidos, lo que es una gran ventaja tanto en el hogar como en oficinas y locales comerciales. A esto se le une la parte sostenible: es libre de tóxicos, no genera residuos, 100% reciclable y en Proinfus trabajamos con la certificación que cumple los estándares de una gestión forestal sostenible. 

Los paneles de madera para paredes también se adaptan a todos los presupuestos, dependiendo sobretodo del tipo de material y la técnica empleada. Los revestimientos son básicamente de estos tres tipos: 

 

 


Tendencia: el blanco en paneles para interiores

Los tipos de material más empleado en diseño de interiores para cubrir paredes, son el pino, el roble, el castaño, arce o cerezo. La gama de tonalidades van del miel al marrón oscuro y suelen ser empleadas en casas rurales o espacios que quieren adoptar una estética cálida y natural. 

El pino es económico y su tonalidad de color miel lo hacen adecuado para decorar estancias en color claro. El álamo y el abeto también tienen tonalidades muy claras, que van desde un blanco hasta un color vainilla o ligeramente gris. El boj y el tilo son asimismo de color blanco, todos ellos árboles que se producen en Europa.

Las tonalidades claras de estos árboles empleados en la fabricación de paneles de madera para paredes contribuyen a crear espacios luminosos. Aportan también una estética vintage, según el tratamiento final que se le de, por lo que en decoración de interiores es un recurso muy solicitado.

Los revestimientos blancos, ya sea para cubrir toda la pared o para frisos, son los más solicitados en la decoración de hogar y en locales comerciales que quieren transmitir confianza. Por ejemplo, negocios dirigidos a la infancia o a la salud. Por el mismo motivo, la elección del blanco en frisos es también más empleado en las habitaciones de bebés y niños. La clave está en adaptar cada estilo al tipo de técnica y material, para crear un conjunto armónico.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*