fbpx

Escaleras interiores de madera para personalizar espacios

Escaleras interiores de madera para personalizar espacios

Escaleras interiores de madera para personalizar espacios

Una escalera interior puede ayudar a transformar nuestra vivienda, ganando espacio y dándole un estilo natural dependiendo de los materiales. La carpintería en madera es una elección acertada para este elemento arquitectónico, ya sea en el hogar o lugar de trabajo . Las escaleras interiores de madera para personalizar espacios son muy habituales. Las hay de muchos tipos, no sólo en función de los materiales a utilizar, sino también por sus formas, tamaño y utilidad. Para elegir bien, el asesoramiento de años de experiencia en servicios de carpintería en madera es el que marca la diferencia. 

Su función básica es conectar dos niveles distintos, y estos niveles pueden ir desde las diferentes plantas que encontramos en viviendas estilo dúplex, como las escaleras que utilizamos para acceder a elementos del mobiliario que están en otro nivel: estanterías, literas o pequeños estudios donde el espacio está aprovechado al máximo. Es en estos casos cuando instalar escaleras interiores de madera es una elección acertada para nuestro día a día. 

A la hora de construir una escalera, hay que cumplir unos mínimos y máximos de medidas, que vienen recogidos en la normativa del Código Técnico de la Edificación (CTE). 

Diseños de escaleras interiores

En escaleras de interior hay una variedad de diseños donde elegir, dependiendo de la forma y su función. La carpintería de madera ayudará a dar un toque rústico al espacio donde esté ubicada, o bien innovador y sofisticado. Todo dependerá del diseño y material elegidos, por lo que esta combinación será una elección importante. 

Las escaleras de madera creadas por el famoso arquitecto Gaudí se encuentran entre las más admiradas del mundo por sus singulares formas. El arquitecto tenía preferencia por la escalera de caracol, como las que encontramos en la Casa Batlló de Barcelona, o la Villa Quijano de Cantabria. Ambos son dos hermosos ejemplos arquitectónicos de estilo y diseño.

Mientras que la escalera de Villa Quijano (1883-1885) corresponde a una etapa más temprana de la obra de Gaudí, de marcada influencia orientalista, la remodelación de la Casa Batlló que realizó  entre 1904 y 1906, pertenece a una etapa más consolidada, donde podemos identificar sus características formas sinuosas.

Las escaleras interiores de la Casa Batlló, hechas con barandillas curvas de madera, ayudan a crear esa sensación onírica tan presente en las construcciones de Gaudí. La espectacular escalera de madera de roble que conecta el vestíbulo con una estancia privada de la familia Batlló imita la columna vertebral de un dragón o animal mitológico.

Entre otros diseños de escaleras, tenemos la escalera japonesa o de pisa obligada -ideal para espacios restringidos por la forma desigual de sus peldaños en los extremos-, la escalera de un tramo, la escalera imperial o la escalera helicoidal, que es una variante de la escalera de caracol pero más compacta, por lo que se adapta bien para un espacio comprimido que conecte dos plantas diferentes. 

Además de su forma, jugar con la combinación de materiales dará mucha personalidad al espacio: madera con piedra, madera con metacrilato, escalones de madera con luces decorativas, o metal y madera, entre otros. Las combinaciones son infinitas.

Diseños de escaleras interiores

 

Tipos de maderas para escaleras

La carpintería en madera aplicada a escaleras nos permite jugar con diferentes tonalidades, colores y estilos. La madera es un material agradecido que imprime una sensación natural, ayudando a crear ambientes acogedores y cálidos. Este elemento orgánico, aparte de las posibilidades que permite para el diseño de interiores, es adaptable para trabajar y de gran resistencia. Entre la amplia gama donde elegir, sugerimos una pequeña selección de los tipos de madera más utilizados:

  • Madera de roble: es robusta, resistente y de una característica tonalidad cálida. El roble blanco americano es de color crema y originario de bosques de Canadá y EEUU, mientras que el roble rojo americano tiene un color rojizo y es de los más utilizados. Le sigue el roble amazónico, con un tono claro y neutro, mientras que el roble europeo -muy apreciado para barcos- tiene un color marrón amarillento y también es de una tonalidad clara. 
  • Madera de jatoba: menos conocida, tiene buena resistencia a los hongos, es dura y se utiliza en la fabricación de muebles. Originaria de América del Sur, tiene una tonalidad que va del blanco rosado al beige pardo rojizo. 
  • Madera de lapacho:  se caracteriza por su dureza y brillo. Presenta una tonalidad marrón oscuro.
  • Madera de pinotea: es una madera tradicional, originaria de Norteamérica. Es adaptable, resinosa, de color castaño claro y veteada. Se utiliza también en muebles de cocina con un efecto rústico y natural.
  • Madera de incienso: da un aspecto clásico y sofisticado. La encontramos en tonalidad rojiza o marrón.

El consejo experto de Proinfus es de gran ayuda para que este elemento tan funcional quede integrado y con una madera de calidad